Chocolates “La Cholita” es el resultado del constante trabajo de tres generaciones que con mucha dedicación y pasión por el chocolate surge y trasciende como historia de tradición en el Cusco. Hace 60 años, Don Hugo Barberis, quien soñaba con transformar las materias primas de la región Cusco y proporcionarle un valor agregado; empezó con la transformación de granos de cacao del Valle de La Convención – Cusco. Está pasión la inculco y compartió con su hijo Gustavo, quién por 30 años junto a su esposa Junia, decidieron continuar con la tradición del chocolate en la familia, desarrollando una nueva línea artesanal de chocolates del grano a la barra “bean to bar”. Es así que experimentaron nuevas combinaciones del chocolate con productos oriundos del Cusco, para que el publico local, nacional e internacional disfrute de los exquisitos sabores de una marca tradicional de chocolates del Cusco.

Las hijas pequeñas fueron creciendo entre juegos y aromas de cacao tostado, sus recuerdos plasmados en los granos que se iban transformando en chocolate. Colaborando todos con la producción, desde tareas muy pequeñitas, llevando moldes de aluminio entre las manitas, cuidando que el chocolate no se derrame, hermoso trabajo e inolvidables recuerdos que hicieron de la hija menor de esta tradición, Daniella; formar su amor, pasión y alma chocolatera. Han pasado los años y el legado de la familia Barberis sigue trascendiendo. Ella junto a sus padres, con la experiencia adquirida desde muy niña y su constancia continuó este gran sueño de trascender en el mercado como una marca cusqueña que elabora los mejores chocolates artesanales, con un gran sabor impregnado en la memoria de cusqueños de todas las generaciones y de todos los visitantes que entre sus bellos recuerdos se llevan el sabor del Cusco.

 

EL LEGADO DEL CHOCOLATE CUSQUEÑO

En 1910, desde Bistagno región de Piamonte, Italia; Don Carlo Barberis Bormida llegó al Cusco, cargado de sueños, ideas y proyectos que más adelante transmitió a su hijo y heredero Hugo Romualdo Barberis Montefusco, quien desde muy joven idealizaba al Cusco como una ciudad prospera e industrializada.
Hugo Barberis Montefusco fundó con mucho entusiasmo y compromiso la fábrica de chocolates “La Cholita” que se inició elaborando pasta pura artesanal de chocolate para taza, la que se hizo muy conocida y promocionada con la marca “Ollanta.
Gustavo Barberis Romero junto a su esposa Junia Flores de Barberis continuaron con la tradición de producción artesanal de chocolate, formando así la trayectoria de la fábrica de chocolates “La Cholita”. Y en el año de 1987, “La Cholita” fue reconocida en Alemania, por su calidad, con el trofeo internacional de alimentos y bebidas.
Con grandes expectativas se inauguró la primera tienda “La Cholita” de venta directa y contacto con el público ofreciendo una gran variedad de bombones y chocolate para taza, y como los grandes comercios en la ciudad del Cusco, se ubicó en una de las principales avenidas del Centro Histórico.
Gustavo y Junia comenzaron con la elaboración del tradicional bombón de pisco con pasas, y al ser los pioneros en Cusco, los bombones fueron el producto bandera de “la Cholita”, y se convirtieron en el clásico regalo de los cusqueños.
“La Cholita” recibió a técnicos suizos para compartir con los trabajadores las diversas técnicas chocolateras del Bean To Bar; luego de la enriquecedora experiencia, con la inspiración y las nuevas técnicas aprendidas, la fábrica se especializo en la elaboración artesanal de trufas, barras de chocolate, bombones y chocotejas.

La segunda tienda de “La Cholita” se inauguró en 2004, en las instalaciones del aeropuerto Velasco Astete del Cusco, para mayor llegada a mercados de todo el mundo.

Daniella Barberis, la hija menor de Gustavo y Junia, a los 28 años, quiso continuar de la mano de sus padres, la aventura de “La Cholita”, asegurando con ello la trayectoria de esta fábrica cusqueña de éxito.

Se inauguró el “Salón de té y chocolate” para crear un espacio donde el cliente pueda disfrutar de una tradicional taza de chocolate caliente y también poder degustar de nuestra variedad de productos elaborados a base de chocolate.

“La Cholita” gana el premio “Inka Dorado Awards 2018”, a la Mejor Empresa del Año, en la categoría chocolates. Demostrando así que con el paso de los años esta marca nuestra, se impregna en nuestras memorias como parte de la tradición e historia del Cusco.

NUESTROS PRINCIPIOS

– Pasión en cada detalle –

Desde la elección de un exquisito sabor, el perfecto diseño de una trufa, la caja de bombones envuelta en un lazo, la presentación y la decoración de nuestras tiendas, encierran un sinumero de sentimientos que acogen al cliente, haciéndolo sentir como en casa.

INSUMOS DE CALIDAD

Elaboramos chocolates artesanales con el cacao chuncho catalogado como el más fino del mundo, caracterizado por un aroma intenso y algunas notas de frutos secos, nueces y cítricos que se disuelve en el paladar. Los combinamos con ingredientes altamente seleccionados para lograr el equilibrio perfecto de sabor.

TRABAJO EN EQUIDAD

Desde 1959, “La Cholita” trabaja de la mano de las comunidades nativas del Valle de la Convención, cacaoteras por excelencia, las que siempre recibieron un precio justo por su producción de cacao para contribuir de esta manera con el desarrollo sostenible de nuestra región. Asimismo, impulsamos iniciativas que fortalecen las capacidades de la mujer cusqueña para fomentar políticas a favor de la equidad de género, por lo que el 90% de nuestros colaboradores son mujeres empoderadas, cuyos valores se transmiten en su trabajo.

PROMOCIÓN DE CULTURA
Desde sus inicios, la empresa tuvo como objetivo que nuestra cultura andina trascienda fronteras y se mantenga viva la esencia de nuestras raíces, por lo que la marca se denominó “La Cholita”. Siendo el diminutivo de “Chola” nombre genérico que se le da a las mujeres mestizas en los países andinos. Asimismo, combina sus chocolates con sabores oriundos de la región para compartir con el mundo, la cultura gastronómica del Cusco.
PASIÓN EN CADA DETALLE
Desde la elección de un exquisito sabor, el perfecto diseño de una trufa, la caja de bombones envuelta en un lazo, la presentación y la decoración de nuestras tiendas, encierran un sinumero de sentimientos que acogen al cliente, haciéndolo sentir como en casa.
TRABAJO ARTESANAL

Nuestros chocolates están hechos con cacao de primera calidad, y elaborados a mano. Dedicándole tiempo y cuidado a cada paso del proceso de producción.

El cacao es nuestro componente principal, sin utilizar grasas vegetales y le añadimos toques de deliciosos sabores con ingredientes como la quinua, aguaymanto, almendras, pecanas, maní, que junto al cacao hacen de nuestros chocolates una alternativa saludable. Así también, al fusionar el chocolate con frutas oriundas del Cusco, otorgan exquisitos sabores. Nuestros chocolates artesanales son la mejor elección para endulzar el paladar y mantenerse saludable.

CARACTERISTICAS QUE NOS DESTACAN

TRADICION FAMILIAR:

 

La Cholita”, es una empresa familiar de alrededor de 60 años, lleva el nombre que se le designa coloquialmente a las mujeres ataviadas de trajes tradicionales de las provincias del Cusco. La chocolatería lleva en su ADN el apego a su tierra, a sus tradiciones y a sus productos oriundos. El método de fabricación del chocolate respeta la tradición en su elaboración, desde el grano a la barra (bean to bar). La variedad de tabletas de chocolate que proponemos tiene sabores propios de la región Cusco, Perú. Comer una tableta de chocolate “La Cholita” es como llevarse un trocito del Cusco contigo.
AVENTURA DE SABORES:
Nuestros productos buscan acompañar a los viajeros del mundo entero a participar de esta Aventura del Sabor, con nuestras fusiones originales donde el protagonista es el chocolate cusqueño, y los ingredientes oriundos como:  La coca que es una fuente de energía y ayuda a prevenir el mal de altura, La quinua que es reconocida como una fuente proteica por excelencia. Es así que ofrecemos barras de chocolate al 65% de cacao con coca y de 37% de cacao con quinua, haciendo de todos los sabores andinos formar parte de la aventura por los senderos peruanos, conjugando placer, alegría y energía.
DIVERSIDAD DE PRODUCTOS:

Si tienes ganas de descubrir los sabores oriundos de nuestra región, las mejores alternativas las tiene “La Cholita” y su variedad de bombones de fusión andina y de licores exóticos. En un típico día frío cusqueño, te invitamos a compartir de nuestro cálido “chocolate room” para delirar con un chocolate en taza al estilo cusqueño, acompañado de un pastel casero. Para disfrutar de un buen paseo por los principales atractivos del Cusco, necesitas de mucha energía, con nuestras barras energéticas tendrás lo suficiente para un día lleno de aventuras y las mejores experiencias. Y si te encantaron nuestros chocolates y quieres compartir tu experiencia con tus seres queridos también puedes comprar tus cajas de regalo y tus barras de chocolate ideales para deleitar sus paladares.

SALUDABLE Y DELICIOSO:
Desde 1959, nuestra fábrica elabora sus chocolates, del grano a la barra (bean to bar); todos nuestros productos son libres de gluten y contienen altos porcentajes de cacao chuncho con propiedades nutricionales que protegen el corazón, al reducir el colesterol; alimentan el cerebro de manera que la memoria y el sueño mejoran y al combinar el chocolate con ingredientes nutritivos como la quinua, coca, aguaymanto, nibs de cacao, sauco o la sal de Maras; hacen tu estilo de vida, muy saludable.

Los chocolates “La Cholita” son elaborados con granos de cacao orgánicos e ingredientes naturales. Nuestros procesos productivos, desde el grano a la barra, son cuidadosamente realizados.

Para cualquier información o consulta no dude en escribirnos: